Con el comienzo del mes de agosto el verano va llegando a su fin. Por lo que muchos intentan apurar los últimos coletazos del buen tiempo antes de volver a la rutina y comenzar de nuevo el trabajo. A pesar de sus altas temperaturas en época veraniega, Andalucía es uno de los destinos que hay que visitar sin pensarlo dos veces.

No importa la ciudad a la que decidas dirigirte, pues en cada una de ellas serás recibido como uno más, ya que si en algo destacan los andaluces son en su hospitalidad y buen hacer. Si ya tenías en mente visitar estas tierras del sur o si por el contrario te lo acabas de plantear. Recuerda que en estas fechas es muy probable que encuentres ofertas última hora para viajar este verano a cualquiera de estas ciudades.

Alcazar de Sevilla

Aunque se suele caer en los tópicos del flamenco y las fiestas cuando a Andalucía se refiere, es necesario hacer mención a la infinidad de elementos que caracterizan a estas ciudades otorgándoles una identidad propia y que nada tienen que envidiar a otras regiones del mundo. Andalucía se encuentra bañada por las aguas del mar Mediterráneo y el océano Atlántico, por lo que podemos encontrar costas abrazadas por masas de agua de un azul de ensueño, pero también espacios naturales de un verde intenso que atrapan la mirada, así como numerosos rincones con un encanto especial.

1. Gastronomía

Si en algo destaca Andalucía es en su gastronomía. ¿Quién no ha escuchado nunca que la mejor dieta es la mediterránea? Pues aquí podemos encontrar algunos de los mejores ingredientes de esta dieta. Un ejemplo es el delicioso aceite de oliva proveniente de la región de Jaén, elemento clave en cualquier alimentación. No podemos olvidarnos de sus vinos entre los que destacan los originarios de Jerez, los espetos de la costa malagueña, los quesos de oveja y cabra de la Sierra de Grazalema en Cádiz y sus comidas típicas: el gazpacho, el jamón ibérico, las migas, las habas fritas con jamón, etc.

Gastronomía Andalucía

Además, en ciudades andaluzas como Sevilla y Granada, el tapeo es un elemento clave que atrae a viajeros tanto españoles como extranjeros. No hay nada mejor que pasear por sus calles, sentarse en alguna terraza con amigos y pedir una bebida acompañada de una tapa para terminar el día de la mejor forma posible.

Salmorejo

2. Variedad de playas

Las costas y playas andaluzas presentan más de mil kilómetros de variedad inigualable de paisajes en los que el sol se convierte en el factor predominante. A lo largo de esta extensión de litoral podemos encontrar toda una serie de maravillas como preciosas playas vírgenes enmarcadas por aguas cristalinas en la zona de Cádiz, Málaga y Almería, acantilados, marismas, destacando las de Doñana, e incluso áreas en las que realizar actividades subacuáticas. La variedad de playas existentes permite la oportunidad de elegir entre las distintas costas andaluzas, aunque sin duda las más demandadas son la Costa del Sol de Málaga y la Costa de la Luz en Cádiz.

Playas Andalucía

3. Pueblos de postal

Si a todos nos maravillan los pueblos de casas blancas de las islas griegas, Andalucía también cuenta con pueblos blancos que quitan el aliento mientras se recorren sus calles empedradas con macetas de colores en paredes y ventanas. Muchos de estos pueblos se encuentran recortados junto al mar y con verdes campos que crean un paisaje pintoresco. Además, el atardecer ofrece una vista idílica del pueblo y sus alrededores así como los últimos rayos de la tarde que se cuelan entre las calles conciben una estampa propia de una postal. Para visitar este tipo de pueblos se ha creado la llamada “Ruta de los pueblos blancos”, con la que podréis visitar Marbella (Málaga), Agua Amarga y Mojácar (Almería), Zuheros (Córdoba) y Setenil de las Bodegas (Cádiz), entre otros. Este último tiene la peculiaridad de que sus casas reciben el nombre de “casas cuevas” por encontrarse estas incrustadas en una roca.

Pueblos Andalucía

Si por el contrario no os gusta la playa, siempre es posible visitar aquellos pueblos de montaña, pudiendo desplazarnos incluso hasta Sierra Nevada. Parece raro mencionar esta zona sobre todo en verano, pero lo cierto es que podemos ir incluso en esta época del año pues ofrecen multitud de actividades para aprovechar nuestro tiempo allí, como senderismo y circuito de bike park. Además, cuentan con piscina climatizada, parque de atracciones, restaurantes, etc. En ocasiones, algunas páginas de viaje, como buscounchollo.com, suelen ofrecer determinadas ofertas que comprenden una o varias actividades más otros complementos como pueden ser desayuno o estancia de varios días en el recinto.

El Rocío

4. Monumentos

Este es el punto clave del por qué hay que visitar Andalucía sí o sí. Esta comunidad autónoma respira historia por los cuatro costados, por lo que es lógico que localicemos una infinidad de monumentos y lugares históricos de distintas etapas. No podéis ir a Andalucía y no visitar algunos de los lugares más emblemáticos como la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba, la Catedral de Sevilla, la Alcazaba de Almería, el Monumento a las Cortes Liberales de Cádiz.

Patios del Alcázar de Sevilla

O el Monumento a Colón de Huelva, el Castillo de Santa Catalina de Jaén y la Catedral de Málaga. Por supuesto, es imposible olvidarse de una de las joyas naturales de Andalucía, el Parque Nacional y Natural de Doñana en Huelva, considerada la mayor reserva ecológica de Europa y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.

Vistas de la Alhambra de Granada

Como habéis podido comprobar hay cientos de razones por las que visitar Andalucía y sus ciudades y pueblos así que si aún estáis indecisos sobre vuestro siguiente destino, esta comunidad autónoma puede ser una opción inmejorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.