🟠 Los HOTELES, cambios que ha traído el covid

Compártelo en tus redes:

La crisis sanitaria provocada por el covid-19 ha afectado a todos los niveles de la sociedad. Todos los sectores productivos han experimentado cambios y se han tenido que adaptar a la nueva normalidad. El turismo ha sido, sin duda, uno de los grandes perjudicados, concretamente el sector hotelero ha tenido que llevar a cabo adaptaciones rápidas y espectaculares, llevando a cabo una inversión considerable para poder seguir ofreciendo sus servicios y respetar, al mismo tiempo, las nuevas normativas referentes a las medidas de seguridad

Desde que llegase el coronavirus, el estado de alarma y el confinamiento, los distintos gremios empresariales han estado pensando en los modos y formas, características y adaptaciones para el cumplimiento de normativas llegado el momento de abrir sus negocios una vez que le gobierno lo permitiese. Los hoteles han sido los que han tenido ante si las mayores dificultades los más grandes retos para compaginar salud y economía. Cuando por fin pudieron recuperar su actividad, no solo se encontraron con las limitaciones de aforo, sino que tuvieron que llevar a cabo una inversión en equipamiento para cumplir con las nuevas regulaciones.

Hoteles y covid, una difícil combinación, pero no imposible

Los hoteles han tenido que buscar el equilibrio entre implantar medidas de seguridad e higiene y mantener una experiencia satisfactoria para sus clientes. La actividad en el día de un hotel se ha visto afectada por estrictos protocolos, desde la llegada, al desayuno y el resto de comidas, hasta los eventos en zonas comunes y demás actividades lúdicas.

Inversión en equipamiento

En un periodo tan difícil económicamente, después de pasar meses con los hoteles cerrados, para recuperar su actividad han tenido que realizar una inversión importante. Este gasto, además, puede que no tenga sentido una vez pasada la actual crisis sanitaria, pues no se sabe si todas estas medidas desaparecerán o el gobierno las mantendrá vigentes.

Cerraduras electrónicas

Algo en lo que tuvieron que invertir los hoteles fue en cerraduras electrónicas y sistemas de check inteligentes que evitaban tocar superficies que pudieran estar contaminadas y reducir con ello la transmisión por contacto.

Aunque ya hace tiempo que se contaba con ellas en muchos establecimientos y cadenas de hoteles, otros tantos han tenido que afrontar este gasto repentinamente. Ahora, las cerraduras electrónicas se presentan como las más seguras y han pasado de considerarse de un lujo a una necesidad.

El objetivo es eliminar todos aquellos utensilios y soportes con superficies de contacto para evitar posibles contagios.

Equipamiento individual de los trabajadores de limpieza

La plantilla que conforma el servicio de limpieza del hotel está expuesto a un alto riesgo de contagio en caso de que se hospede algún cliente infestado. Estos trabajadores tienen que trabajar con un equipo de protección individual adecuado. Como mínimo, este personal deberá utilizar mascarilla y guantes para cumplir con su función.

Una de las cosas en las que se tuvo que invertir, en este sentido, fue en adquirir carros de limpieza para dotar del material necesario a las camareras de piso para higienizar estancias y superficies con seguridad.

Mamparas protectoras de metacrilato

Junto al uso obligado de las mascarillas, las mamparas protectoras de metacrilato son las grandes protagonistas desde que llegara el covid. No solo en supermercados o en muchos de los establecimientos de atención al público se ha llevado a cabo esta medida, en los hoteles se han instalado estas barreras protectoras en recepción, en las mesas de las terrazas y otras áreas dedicadas a la restauración. Las mamparas son un recurso muy eficiente a la hora de contener, en gran medida, la dispersión de los agentes patógenos por vía aérea, que es el modo en que se producen con más frecuencia los contagios.

Generadores de ozono

En los espacios cerrados es donde existe un mayor riesgo de contagio masivo. Por este motivo, es obligatorio garantizar una correcta ventilación. Los generadores de ozono son los aparatos más efectivos para filtrar, purificar el aire, al tiempo que desinfectan y eliminan olores. Los hoteles que no contaban con ellos han hecho una inversión considerable para instalarlos y poder ofrecer un servicio de calidad y, sobre todo, seguro.

Packs higienizadores para los clientes y puntos de desinfección

La nueva normalidad exige que se cumplan unas medidas estrictas en relación a la higiene, sobre todo en espacios cerrados, como es el caso de las instalaciones interiores de los hoteles, donde existe un importante trasiego de personas.

En este sentido, los hoteles han tenido que invertir en puntos de desinfección con dispensadores y dosificadores de gel hidroalcohólico para que sus clientes cada vez que pasan de una sala a otra o en ciertos puntos que se consideren de especial interés por el riesgo de contagio, como la recepción, puedan eliminar la posible presencia de virus de sus manos.

Además, si los huéspedes antes se encontraban en los baños con los packs de higiene más básicos, como el gel, el champú… ahora los hoteles han tenido que añadir otro tipo de productos y complementos. Los nuevos paquetes que se presentan están compuestos por mascarillas, guantes y geles hidroalcohólicos de uso personal entre otros.

Todos estos gastos se han tenido que llevar a cabo en uno de los momentos más complicados de los últimos años para el sector del turismo. Después de meses de cierre y con unas perspectivas de aforo de un máximo del 70 % para poder mantener la distancia de seguridad y llevar a cabo las medidas que exige el gobierno. Aunque las primeras vacunas están llegando, 2021 se sigue presentando como un año muy duro para este sector.


Compártelo en tus redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Paste your AdWords Remarketing code here