Dicen que los sueños alguna vez en la vida se cumplen y es así como empiezo a escribir cada una de estas palabras pensado y soñando despierta que quizás esta vez sí haya llegado el día. Jamaica dicen que huele diferente, que te atrapa sin darte cuenta, que cuando llegas el tiempo desaparece y que cada día es una aventura por vivir.

Mi sueño empieza desde el momento en que el avión despega del aeropuerto de Madrid deseosos de cruzar el océano atlántico y llegar a nuestra isla exótica donde los días transcurren sin necesidad de mirar el reloj. Volar es toda una experiencia que al menos una vez en la vida todo el mundo debe de realizar. Las horas en el avión ni se sienten ya que la emoción de pisar por fin suelo Jamaicano nos hace olvidarnos de todo, hasta que por fin desembarcamos y con maletas en mano ya estamos preparados para empezar nuestra nueva aventura.

Avión – (Autor: Omicron)

Jamaica es un país ni tan pequeño ni tan grande y en sus 240 kilometros hay mucho pero mucho que hacer, que vivir y que sentir. Desde descubrir sus playas paradisiacas del mar Caribe, sus pueblos pesqueros, su cultura tradicional donde la música y la gastronomía son los protagonistas. Pero tampoco tenemos que olvidarnos de su historia y de las infinitas actividades que podremos realizar en toda la isla donde la naturaleza de sus montañas y cuevas invitan a los más atrevidos a querer descubrirlas.

Empezaríamos buscando alojamiento a lo grande al menos para esta ocasión y nuestro lugar elegido sería en Bahía Príncipe donde la comodidad de un buen resort acompaña a nuestro viaje. Como ya sabéis a Raul y a mí nos encanta organizar bien nuestro viaje antes de embarcarnos a la aventura y es así con todo organizado lugares y actividades nos dirigiríamos a descubrir Jamaica, nuestro sueño por cumplir.

Bahía Principe Jamaica – (Autor: Red tag vacaciones)

 

Lo primero sería disfrutar de algunas de sus playas, como por ejemplo, la playa de James Bond en Ocho Ríos. Seguro que el nombre os recuerda al famoso agente secreto. En esta preciosa playa la calma se respira en el aire. En esta ocasión al llegar bien pronto por la mañana la playa sería  casi entera para nosotros que nos disponemos a bañarnos en sus aguas cálidas y a caminar por su arena blanca y suave.

Playa James Bond – (Autor: Expedia)

Una vez refrescados ya estaríamos listos para continuar con la aventura y en esta ocasión tenemos para elegir desde Negril y sus acantilados de rocas de coral o irnos a Port Antonio donde la naturaleza nos ofrece realizar diversas actividades desde buceo, snorkeling o quizás deslizarnos por el Río Grande en una balsa de bambú. Pero nosotros no solo nos conformamos con descubrir sus aguas y mundo submarino sino que también realizaríamos varias excursiones a pie o en bicicleta por sus montañas a través de la cadena montañosa Blue Mountain Range que si no lo sabíais es donde se encuentra la cima más alta de Jamaica.

fondo submarino (wikipedia)

Es que no paramos de imaginarnos cada uno de estos lugares, sentimos el palpitar de nuestro corazón, al igual que Sean Paul es el latido de Jamaica, en esta ocasión Jamaica es nuestro latido. Y es así como la música de Jamaica no pasa desapercibida y sin darte cuenta el ritmo te atraviesa y no puedes dejar de escuchar canciones de Bob Marley.

Antes de que acabe el día lo que seguramente haríamos es saborear los Patties jamaicanos, que para que os hagáis una idea son unas empanadas rellenas. Y como hay gran variedad de estas cada día probaríamos una diferente, rellenos de pollo, verduras, langosta y en alguna ocasión combinadas con coco pan. Y para beber acompañaríamos estas ricas Patties con un delicioso café ya que en Jamaica se cultivan de los mejores cafés del mundo.

Patties Jamaicanos – (Autor: Cook Diary)

Una de las experiencias que quisiéremos vivir en nuestra aventura por Jamaica es poder convivir con la gente local del país ya que es la mejor forma de conocer la cultura y comprenderla. A través de Meet de People  sabemos que sería posible, es un programa que te permite conocer familias jamaicanas y poder convivir con ellos.

Parece que el sueño es cada vez más intenso y como si pudiéramos palparlo cerramos los ojos y nos vemos no solo en sus playas de arena blanca, sino también con su gente, saboreando su comida, bañándonos en sus aguas cristalinas, escuchando su música y dejándonos llevar al puro estilo jamaicano donde el tiempo no hace tic tac.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.